Truco para no comprar impulsivamente



¿Conoces ese sentimiento tan pronto como entras por las puertas de tu tienda favorita? Escuchas esa pequeña voz en tu cabeza que grita: «¡NECESITO TODO ESTO!» Aunque definitivamente sabes que no, no necesitas ninguno de estos pequeños caprichos tentadores que te llamen la atención, también sabes que seguramente saldrás con unos pocos.

Muy pronto, el remordimiento del comprador se establece. Pero no tiene por qué ser así.

Un impulso de derrochar

A los consumidores occidentales les encanta consumir. A pesar de que tenemos muchas posesiones, es muy tentador comprar todas las otras cosas nuevas y geniales que se muestran de manera atractiva en los escaparates o en los anuncios publicitarios que te siguen en Internet.

Debido a todos los impulsos, muchos de nosotros terminamos gastando mucho más dinero del que nos gustaría, y eso realmente se suma. Según una encuesta de Slickdeals de 2018, los estadounidenses gastan un promedio de $ 450 cada mes en compras impulsivas. Haciendo un poco de matemáticas, eso suma $ 5,400 anuales o $ 324,000 en el transcurso de la vida. Son muchas barras de chocolate arrojadas a la cinta transportadora del supermercado en el último minuto.

Resistir la tentación es difícil, pero está lejos de ser imposible. Gracias a los investigadores de la Universidad de Rice, hay un pequeño juego mental simple que puedes usar para evitar un gasto excesivo innecesario en compras impulsivas. Su estudio de mayo de 2018 ofrece a los consumidores hambrientos de compras un buen consejo: piensen en todo lo que ya tienen.

El precio es incorrecto

En el estudio de la Universidad de Rice, solo pensar en las posesiones que los participantes del estudio ya poseen redujo su disposición a comprar nuevos artículos en aproximadamente un 14 por ciento en comparación con un grupo de control.

El autor principal, Utpal Dholakia, profesor de marketing en Rice, comparó este ejercicio con «comprar mentalmente el armario» (un truco que consiste, en pensar la ropa que necesitas antes de ir a la tienda, y ya en la tienda, antes de comprar esa chauqeta que tanto te llama, piensa en todas las  chaquetas que tienes).

Para que este efecto funcione, es mejor pensar en posesiones funcionales recientemente utilizadas, como secadores de pelo, procesadores de alimentos, vaporizadores de ropa, etc. «Piensa en lo que ya tiene, y lo calma. Calma esa compra impulsiva de urgencia «, le dice Dholakia a Moneyis .

«Después de que las personas reflexionan sobre las posesiones funcionales, están menos tentadas. Están menos interesadas en apretar el gatillo para comprar algo nuevo».

A los participantes en el estudio se les mostró una bonita variedad de cinco artículos: un suéter, un reloj de acero inoxidable, una silla, una caja de bombones Godiva y una cafetera.

Luego, los investigadores pidieron a los participantes que calculen el precio real del producto y digan qué tan dispuestos estaban a pagarlo.

Cuando los participantes se tomaron un momento para reflexionar sobre sus posesiones recientemente utilizadas, tenían menos probabilidades de pagar la cesta de artículos que los participantes en el grupo de control. Antes de que te atraiga esa cosa súper genial y un poco aleatoria que probablemente no necesites, solo tómate dos segundos para pensar en la basura que llena tu hogar.

La necesidad de derrochar desaparecerá pronto.



También te puede interesar

El Ecosistema

Ecosistema

Rate this post Para orientar una conceptualización clara de lo que representa el ecosistema en el planeta tierra, es indispensable…

Deja un comentario